Libro-casa

Leyendo a Chollet me sorprendí pensando en lo bien que quedaría en mi casa un baño turco. Me levantaría a tomar un café revisando los laburos que llegaron durante la noche en la compu, trabajaría un poco (muy poco), limpiaría otro poco la casa y me quedaría un par de horas en el calor purificante del baño de vapor. Al salir de ahí, con cierta sensación de piel nueva y el voluptuoso cansancio que la acompaña, me tiraría en la hamaca y me instalaría cómodamente en la biblioteca donde escogería una novela para dormitar y soñar con los ojos aún abiertos. Tengo que aclarar que ya tengo una hamaca en la biblioteca y que no pienso en un baño turco por la ostentosa riqueza que supone, sino porque siempre me gustaron esos baños tan difíciles de encontrar en Buenos Aires (y también tan caros).

Mona Chollet nos invita a pensar en lo cotidiano -y a veces en lo fútil- desde una perspectiva muy lejana a aquellas que pretenden imponernos objetos a partir de deseos prefabricados y estandarizados. Y, si se lo piensa, un deseo tan simple como mi baño turco se vuelve una verdadera subversión de lo cotidiano: el espacio (la casa, el barrio y la ciudad) y el tiempo del día (el trabajo, las tareas “domésticas”, el ocio) se transforman. Lejos de despreciar los efectos de esa transformación, Chollet intenta pensarla hasta sus ultimas consecuencias. Cada vez que se detiene en un tiempo, en una actividad o en un objeto (por más banales que sean), te lleva hacia sitios inesperados del planeta o de la historia, aparecen entonces problemas políticos ardientes y posiciones encontradas, y así se nos obliga a elegir qué mundo queremos habitar a partir del plato sucio abandonado en la pila de la cocina. Después de leer a Chollet, el brillante revolucionario que explica cómo será un mundo mejor, quedará desacreditado para siempre si se “olvida” de barrer el piso mientras propone los caminos válidos hacia la sublevación.

La pluma de Chollet desnuda los múltiples sistemas de dominación que nos acompañan (y se producen) cada día cuando se decide quién se ocupa de las tareas domésticas, o aún mejor, cuando no se decide nada porque ya está decidido de antemano: es la mujer (la madre, la mucama, la esposa, la novia, la hermana o la hija). Una pluma que nunca agrede, que no ataca para herir sino que acompaña e invita a los rincones escondidos de la casa, del chez-soi, de este lugar que se quiere no por ser suntuoso sino por ser cercano, que nos afecta porque conocemos sus pequeños defectos y escondites (totalmente insospechados para el que compra y vende, alquila y cambia espacios como cualquier bien de mercado). La casa es otra cosa que una mercancía en una bolsa de valor, y este simple hecho subvierte el mundo.

Pero no se equivoquen, bajo su prosa amable y bajo la agradable visita a su libro-casa, Mona Chollet es de lo más políticamente incorrecta que se pueda imaginar. Imagínense, nos habla de los agudos problemas de vivienda sin provenir de los barrios marginales, sin ser ni siquiera una okupa, ¡sino que proviene directamente de Suiza! Suiza de verdad, con casa familiar y vacaciones en el extranjero todos los años de su infancia. Peor aún, no es lesbiana, nunca trabajó como prostituta, ni siquiera es madre, y nos habla de feminismo. Chollet no renuncia al lugar desde el cual escribe, la clase media ultraeducada, el periodismo del Monde Diplomatique (y resuena la caricatura de la burguesía progre, bien llamada en Francia “bobo”, bourgeois-bohème). A contracorriente de lo que se quiere cómodamente escuchar, ella habla desde un lugar considerado cómodo, la París de clase media. Ahí comienza la subversión del sentido común, porque ahí se encuentra la sorpresa y el fin de la ilusión: no hay nada deseable en vivir en departamentos estrechos con trabajos que nos chupan la substancia de la vida. Esta ruptura nos invita a inventar el lugar en el que queremos vivir, sin mentir sobre dónde vivimos y sin fantasear lugares que no son los propios.*

*Notas de lectura de Jérémy Rubenstein.

Este viernes a las 19:30 h. se presenta En casa, de Mona Chollet editado por primera vez al castellano por Hekht Libros. En La Libre, Bolívar 438, San Telmo (CABA)

mona flyer (2).jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s