Taller de escritura

Este sábado 19 a las 16 hs veni al taller intensivo de escritura a las 16 hs en La Libre. Primer clase a la  gorra, por única vez!

EL ARTE DEL RELATO
Herramientas para tejer historias

OBJETIVO:
Activar y/o desarrollar el arte milenario de contar historias.
Expandir la imaginación narrativa a través de consignas disparadoras.
Desplegar herramientas teóricas y técnicas para tejer un relato.
Entrenar: interesarse / interesar al lector.

VENÍ A ENTRENAR TU IMAGINACIÓN NARRATIVA
“Si pudiéramos pensar que existe una frontera (algún tipo de alambrado o muralla) entre las mentes de unas y otros, la CREACIÓN COLECTIVA hace de ella (esa dudosa frontera) una especie de membrana porosa y comunicante. Qué mejor forma de entrenar eso que llamamos IMAGINACIÓN que poniendo nuestras mentes a funcionar en dominó: basta dar un primer paso para que la carrera se vuelva avalancha. Imaginar de a muchxs es una fiesta de creatividad: pura sorpresa, puro milagro. ENTRENAR la imaginación para crear historias / CREAR HISTORIAS para entrenar la imaginación” Jada Sirkin.

Horario: 16 a 21 hs

Día: Sábado 19 de marzo

Coordina: Jada Sirkin

Costo: a la gorra, próximas clases $300 (anticipado)

Dirección: Bolívar 646, San Telmo, CABA

Contacto: dandembira@gmail.com / lalibrearteylibros@gmail.com

Proximas clases: sabados – 16 de abril, 21 de mayo, 18 de junio, 16 de julio, 20 de agosto, 17 de septiembre, 15 de octubre, 19 de noviembre y 17 de diciembre – de 16 a 21 hs en La Libre.

————————————————————-

“No se me ocurre nada”

Cuando decimos “no se me ocurre”, ¿qué estamos diciendo? No se me ocurre… ¿qué? Ocurrir viene siempre seguido de algo, un algo. ¿Qué es lo que no se me ocurre?

“Nada”, muchas veces decimos. “No sé, no se me ocurre nada”. Pero… ¿estamos diciendo nada? ¿Puede ser que no se te ocurra nada? O tal vez es: nada… bueno. “No se me ocurre nada bueno”. ¿Qué es algo bueno? Bueno, puede ser, llegar a Mar del Plata. Para llegar a Mar del Plata, primero hay que arrancar. Después, dar todos los pasos para llegar a Mar del Plata.

Una vez, cuando era chico, íbamos a Mar del Plata y atropellamos a unos ciclistas. Volaron. Se lastimaron. El auto cayó en una zanja al costado de la ruta. En una estación de servicio, con vasos de plástico, redujimos el agua del vehículo. Pasamos la noche en un motel. ¿A quién se le hubiera ocurrido?

Keith Johnstone, un maestro de improvisación teatral, dice que cuando les pide a sus alumnos que inventen una historia, muchas veces se quedan mudos. Descubrió que si les decía “inventen una rutina, y después rómpanla”, la cosa se hacía más fácil. Una rutina puede ser el viaje a Mar del Plata. Una forma de romperla: el conductor se adormece y atropella a dos ciclistas. Ya está, comenzó la historia.

Creo que muchas veces en que alguien dice “no se me ocurre nada”, lo que dice es que no se le ocurre nada grandioso. La distancia entre Buenos Aires y Mar del Plata es grandiosa; cada paso, si vamos a pie, no lo es tanto. Queremos dar grandes saltos. Vicios de la era del avión, la internet, la teleconferencia. Creo que muchas veces en que alguien dice “no se me ocurre nada”, lo que está diciendo es que no se le ocurre como dar un sólo paso con el que pueda llegar a Mar del Plata. No se me ocurre cómo llegar de acá hasta aaaaaaaaaaaaaallá. De un salto.

“No se me ocurre nada”. Nada es ese paso. Porque ese paso, ese gran salto, tal vez no existe. Tal vez sólo queremos dar un paso, un pequeño paso. Escribir, como dicen, es poner una palabra después de la otra. Escribir, caminar, explorar: “no se me ocurre”, interesante expresión: el se habla de que la acción la realiza alguien más que yo (¿quién?); el me habla de que esa acción de otro afecta a ese yo que habla. Pareciera que la expresión entera dice algo así como: alguien no está haciendo eso que me afectaría. Pareciera que todo viene de afuera, que la ocurrencia (el acontecimiento, el suceso) tiene que venir de algún lado. ¿Estamos hablando de la famosa musa? ¿Estamos esperando que la inspiración nos posea?

La pregunta no sería “¿qué pasa ahora en la historia?” sino “¿qué podemos hacer que pase ahora en la historia?” Si me dicen “caminá” y yo respondo “no me ocurre caminar”, probablemente me den una patada en las nalgas para que empiece a caminar. Ponerme de pie, dar un paso, luego otro. Claro, pienso, debe haber razones por las que elijo no caminar. Eso queda para otra conversación. Lo que sí podemos decir acá es que si escribir una historia es como caminar, entonces la creación de la historia se compone de pasos. Escribir es poner una palabra después de la otra. Crear una imagen es ubicar un elemento y después otro. Dar una puntada, luego otra. Y así. Crear una historia, más o menos lo mismo. La imaginación es poderosa, y nos encuentra caminando… a Mar del Plata. Si no salimos, nunca vamos a atropellar a esos ciclistas, condición sine qua non para comenzar un relato.

“No se me ocurre nada” es una especie de tremenda exigencia: no quiero salir de viaje si no me garantizan 100% seguro que vamos a llegar exactamente adonde queremos llegar, a la hora en que queremos llegar, y con la gracia con que queremos entrar a la Bristol.

Jada Sirkin (Del libro Las diez mil formas de entrenar la imaginación narrativa.)

https://jadasirkintext.wordpress.com/…/no-se-me-ocurre-nada/

Anuncios

Un comentario en “Taller de escritura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s