Complot Estético 2: destejer al monstruo

:: Taller de escritura intensivo: Sábado 20 de junio, 15 hs ::

“…la llamada levanta siempre el velo que cubre un misterio de transfiguración; un rito, un momento, un paso espiritual que cuando se completa es el equivalente de una muerte y de un renacimiento. El horizonte familiar de la vida se ha sobrepasado, los viejos conceptos, ideales y patrones emocionales dejan de ser útiles, ha llegado el momento de pasar un umbral.” (Joseph Campbell)

 “…el héroe tiene que percibir que existe la sombra y que puede extraer fuerza de ella. Tiene que llegar a un acuerdo con sus fuerzas destructivas si quiere convertirse en suficientemente terrible para vencer al dragón. Es decir, antes que el ego pueda triunfar, tiene que dominar y asimilar su sombra.” (Joseph Henderson)

Como en mi familia se pescaba, aprendí que galleta no es algo para comer, sino algo para desatar. Qué más odiosa tensión que la de intentar desanudar una tansa que se resiste. En náutica, la velocidad se mide en nudos. Qué extrañas resonancias tiene el lenguaje, que lo que unos quieren deshacer, a otros les da velocidad.

En una narración, el nudo es lo que pide un desenlace. El texto es un tejido y la mente un laberinto. En el centro del laberinto, el minotauro espera la estocada fatal de nuestra pluma. Desenrollamos el ovillo del mundo cotidiano para adentrarnos en la aventura extracotidiana que llamamos arte. El laberinto es el tablero de juego, y Ariadna nos espera en la entrada con el cable a tierra.

Entramos al tablero. Vamos al encuentro de nuestras mitologías personales: vamos a destejer los sweaters de nuestros infiernos privados, para reutilizar los hilos y levantar alfombras. El texto es una alfombra que nos lleva de viaje. Para tomar las riendas de la experiencia creativa, destejemos las ideas, las imágenes personales, las mitologías. Descontextualizamos, recontextualizamos, y vemos que tal vez el monstruo que nos espera en el centro del laberinto no es más que un Frankenstein de lana, hecho de nuestras propias ideas del mundo.

Tal vez el minotauro, hombre con cabeza de toro, es la expresiva punta de nuestro propio enriedo. Ahí vamos, al centro de nosotros mismos, a torear nuestra propia testarudez. Escribir es dejar de esperar. Escribir es una declaración de vida. Escribir es tomar las riendas, transformar el toro en corcel, transformar los muros del laberinto en ola, pasar de ser prisionero a ser surfista, pasar de ser víctima a creador.

Como la lombriz, comemos enjambre y defecamos monumento. Nos nutrimos de lo inmundo y creamos mundo. Desarmamos las imágenes y componemos nuevos entramados. Sorpresa de reciclador: la porquería es desmantelada al punto de no ser más porquería: la percepción se agudiza, hacemos zoom y descubrimos la maravilla en las moléculas del barro, el mamarracho deja ver la belleza de sus detalles, la sangre del monstruo se vuelve tinta de nuestra poesía.

* Jada Sirkin, Buenos Aires, 09.06.2015

————————————————

SÁBADO 20 DE JUNIO A LAS 15 HS

Taller de escritura intensivo todos los terceros sábados de cada mes en La Libre. Bolívar 646, San Telmo, CABA Tel: 43435328 Inscribite a : dandembira@gmail.com Fb: https://www.facebook.com/events/723203717824997/ Foto principal

****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s