¿Quién es Germán Hotes?

En febrero La Libre realizó un concurso de micro relatos, del cual resultó ganador Germán Hotes, de Chaco. Unos meses después, hablamos con el y esto nos contó acerca de varios temas, además de dejarnos de regalo tres textos que se encuentran al final!

Foto principal

¿Quien es Germán Hotes?

Soy dibujante. Empecé a escribir siendo aún niño y a los 13 años quería ser escritor, después el acto de dibujar ganó todo mi espacio, pensé que esas cosas no se eligen y dejé nomás que el dibujar llene mi vida y cuando ya no alcanzó empezó a salir por los costados, empecé a dibujar canciones, algunas comidas y algunos textos que germinaron y después cuando crecieron fueron libros, como si fueran las frutas de un árbol del cual los dibujos eran las hojas. Después empecé a publicar, hasta ahora tres libros que en realidad son uno: “Solo existe el monte” (2011), “Infinito Limón” (2012) y “Trepado a las ramas” (2013) que es donde está el texto del Lobizón (texto ganador). Los comentarios que me dieron de cada libro fueron haciendo al siguiente. 

Edición

Elegí siempre trabajar con editoriales independientes porque así me siento cómodo y dueño de lo que hago. Edité con Cospel, de Resistencia, con Huerta Gráfica de Oberá, Misiones y Amerindia de Corrientes. Actualmente estoy terminando los detalles de un libro que se llama Igor que es la biografía, o al menos un rejunte de  anécdotas, de un perro fantástico que conocí.

Cultura

En Resistencia el panorama cultural es intenso, hay muy buenos artistas en general y muy buenos escritores. Abundancia de inspiración por doquier. Se suelen hacer FLIAS aunque no tan seguido como me gustaría. Ahora hace más de dos años que fue la última, ojalá este año haya una.

Literatura contemporánea

No sé si podría opinar de la literatura contemporánea, aún me falta para terminar de leerla toda. Hay cosas muy buenas, es la época en la que más fácil se ha vuelto editar, y a la vez es la época en la que más estamos sometidos a estímulos externos que nos desconcentran, y no creo que sea algo positivo para la creación artística.

Tres textos de tres libros.

Primer texto de “Sólo existe el monte” (2011)

Hoy es un día hermoso para salir a caminar por el monte. Siento el olor a humo y madera. Oigo los pájaros y los mil rumores de la selva. Me olvido de la ciudad, del ruido y de la locura, sólo existe la paz. Cuando la gente se enoja o discute o siente cualquier cosa mala, en realidad está mintiendo, aún sin saberlo. Solo existe el monte. Detrás del cemento, de las pantallas y vidrieras, está acechando la vibración de la vida. Huelo el verdor, veo los caminos de hormigas, siento las ramas crujir. Vuelvo a ser un indio caminando en la espesura. Soy parte de éste misterio, la naturaleza guarda en mí un secreto antiguo y bello.

Primer texto de “Infinito Limón” (2012)

Eligio Ayala llegó a la casa de su amante y la encontró con otro tipo que al ser descubierto intentó huir por la parte de atrás aunque ya no pudo porque el despechado sacó su revolver y le disparó todas sus balas matándolo en el acto o casi porque aún le dio tiempo en la agonía de sacar su arma y disparar a su vez convirtiéndose así en verdugo de su verdugo y ambos murieron en el mismo instante en presencia de la dama que se partió de dolor y lloró tanto pero tanto que se convirtió en una flor que todo el tiempo se la está llevando el río o quizá se haya convertido en un árbol o en un pájaro de canto triste o hasta quizá en ese mismo río que se lleva a la flor.

Y como el primer texto de “Trepado a las ramas” (2013) es el del Lobizón, voy a compartir lo que sigue en el mismo libro.

Las fronteras son rarísimas, para decir que hasta acá es Argentina y hasta acá es Paraguay tenemos que asumir algo extraño a nuestra naturaleza. Pero también establecemos fronteras con nuestro pensar cuando decimos por ejemplo: “Fulano es así y por eso hace ésto o aquello”. O con uno mismo: “Lo que pasa es que yo soy un tipo así…” Me cuesta que creer que hasta acá sea un país y a partir de acá ya sea otro, todo eso es un invento del hombre y quizá ni siquiera del hombre. Quizá sea sólo un invento en el cual quedamos atrapados.

Entiendo señor pero por favor, igual tiene que darme sus papeles.

Alguien pasa y deja una conversación en el aire y la retoma cuando pasa de nuevo por el mismo lugar. Alguien se va por ejemplo hasta la esquina conversando de algo y cuando pasa por aquel árbol de mango cambia de tema. Y cuando vuelve de la esquina pasa por abajo del mango y retoma la conversación en el mismo punto en que la había dejado, como si hubiera marcado un mojón con su palabra en ese lugar, o como si sus palabras fueran solo parte de un paisaje que ahí mismo empieza y ahí mismo se acaba.

¿Nadie lo ha notado?

A veces decimos: Ya hablamos de eso en este lugar.

Germán Hotes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s