Sobre las ‘Cartas de Bonnie & Clyde’

Por Simón Ingouville

“Wanted lovers” (89 págs., Alpha Decay) es la recopilación de unas pocas cartas que se mandaron Bonnie & Clyde durante el tiempo que Clyde pasó guardado, en una cárcel de Dallas primero y luego en la cochinamente célebre Eastham, y en donde fue violado por un compañerito que se convertiría, algo después, en el primer muerto a manos de Clyde.

El libro incluye una reseña de la vida de ambos, fotos sacadas de una cámara que se olvidaron en una fuga, imágenes del macabro archivo policial y –tal vez lo mejor- poemas de Bonnie Parker.

Las cartas pintan, además de la tristeza de tener al amor en cana, la depresión de la época. Nada parecía salirle bien a nadie (su famoso raid fue del 32 al 34, hasta que cayeron en una emboscada), nada parecía ocurrir más que las migraciones sin sentido a las ciudades abarrotadas, el campo pelado de gente y de cosas, porque el banco se queda con todo y traé el tractor que lo vienen a buscar; locura generalizada, ley seca, crimen organizado, y la policía, fiel a su costumbre, empeorándolo todo.

Claro que las cartas, escritas antes de la gira, a no mucho de que Bonny y Clyde se conocieran, no son una crítica sesuda de la explotación indiscriminada amparada en la ley del arma y el mercado. No, estas son las cartas de dos jóvenes en problemas. Están curtidos, pero tienen 23 años. Estas cartas tienen la ternura del amor nostálgico, unidos en la desgracia y son la esperanza de un costado desesperado que todos tenemos adentro. La frescura de haber sido escritas por ellos dos, ahí, con el puño apretado de extrañarse, me da hoy la posibilidad de conocerlos, a Bonnie & Clyde, de la Barrow Gang, a pesar de la traducción, españolísima, de esta muy buena editorial que es Alpha Decay.

Capitulo aparte para los poemas de Bonnie, una chica a quien le gustaba escribir cosas como “the story of Bonnie & Clyde”, “the story of suicide Sal” y “the street girl”, los cuales están también en idioma original y suenan a Johny Cash, a Highway men, a Dylan y en general a ese Estados Unidos tercermundista que tanto nos dio. Un sonido robado del banco, sin duda con cierto dolor, en fuga, animal.

Ilustramos con I shot a man in Reno y Folsom prison, blues de Johnny Cash y su traducción al francés por los quiilomberos de Serge Gainsbourg y Briggite Bardot

Bardot: http://www.youtube.com/watch?v=nB112Vbl8-A

Folsom: http://www.youtube.com/watch?v=rX009sWzRQg

I shot a man…: http://www.youtube.com/watch?v=SNA8zDQx7BM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s