h1

Permacultura

12 mayo, 2013

¿Qué es la Permacultura y por qué nos gusta tanto vender esos libros?

Por Simón Ingouville

La permacultura es una palabra de reciente invención, sus creadores son Bill Mollison y David Holmgren, un par de australianos con la mejor onda que en los 70 buscaron un escape, preocupados por el callejón sin salida en el que se metía la agricultura a raíz del uso de agrotóxicos. El término surge de la conjunción de los términos agricultura permanente y cultura permanente.

Tanto la palabra como su sistema lógico fueron pensados en su momento en relación a la producción de alimentos. Hoy conforman un sistema de conceptos que abarca toda la esfera de posibilidades del accionar humano. Desde la producción hasta el cuidado del ecosistema, pasando por la organización social y el quehacer espiritual. Y hay lugar en ella para toda la gama de personalidades y paisajes. Sus conocimientos son compartidos por un número enorme y creciente de personas que atraviesa todas las regiones, estratos sociales, culturas, medios y edades de la población mundial; a través de libros, videos, internet, el boca en boca y la experiencia conjunta con resultados increíbles y a la vez evidentes.

Las ideas, prácticas, herramientas y visiones que brinda la permacultura son simples, asequibles para cualquiera e igual de fascinantes y útiles para científicos y amas de casa, líderes sociales, chacareros, constructores, hippies y bichos urbanos. Así como para cualquier hija del vecino que pueda apreciar la sabiduría de la naturaleza y los enormes beneficios económicos, morales y prácticos de la autosuficiencia. Y que tenga consciencia del lamentable estado en que estamos dejando a esta pequeña y fabulosa roca llena de vida que da vueltas alrededor del sol, rodeada de millones y millones de años luz de absolutamente nada, a la que llamamos planeta tierra.

A mí, personalmente, me parece que la palabra que mejor define a la permacultura es astucia. Y los ejemplos son todas las cosas que he visto desde que empecé a interesarme por el tema. Paso a compartir algunos que nos permitan ponerle materia a los conceptos:

El sueño de la casa propia: comprar o hacer una casa de ladrillos de tres ambientes cuesta más de lo que una persona gana en diez años de duro yugar de lunes a sábado para dios sabe quién. En cambio, tengo amigos que se han hecho casas hermosas con sus propias manos, en un puñado de meses y a un costo bajísimo. Y estoy hablando de materiales nobles y con todas las prestaciones. A lo cual hay que sumarle el orgullo que significa, el aprendizaje que deja, la alegría de hacerlo y de compartir la experiencia con familia y amigos.

Otro ejemplo, más difícil de comprender pero que una vez quebrado el prejuicio resulta muy esclarecedor, es el baño seco. Éste consiste en un simplísimo agujero con una divina tapa de inodoro en el cual uno va de cuerpo. En la parte de adelante del agujero hay un embudo donde va el pis, que se recolecta en un bidón. Y en el resto del agujero van los sólidos. Luego se les tira encima un puñado de aserrín, ceniza, tierra o las tres juntas para que no produzca malos olores. El pis diluido es un fabuloso fertilizante por sus grandes cantidades de hidrógeno. La materia fecal, mezclada con esas cosas, se hace abono en apenas semanas. A casi todo ser urbano le resulta levemente perturbador, sí. Pero a nadie le resulta perturbador cagar en veinte litros de agua potable. Cuando se podría hacerlo sin ninguna necesidad de estar conectado a la pestilente red de cloacas, y al mismo tiempo producir los propios fertilizantes y abonos. Todo sin hacerse el sota sobre los propios residuos generados, que por más lejos que se vayan, a algún lado van a parar. Y por lo general van a parar a los ríos y playas donde después veraneamos o a las napas de donde después bebemos.

Un tercer ejemplo es el manejo de nuestra mal llamada basura. La separación de basura, como mínimo en dos, orgánica e inorgánica, casi no da trabajo alguno y redunda en un sinnúmero de beneficios. Haciendo esta separación, el tacho de basura nunca genera mal olor, ya que hay en él solo cosas que no se pudren, paquetes, plásticos, papeles. Uno puede pasar días sin sacar la basura sin ningún problema. E incluso, si uno la compacta un poco u ordena, puede estar semanas sin sacarla y a la vez darse cuenta de que ni siquiera parece basura. Es decir, son cosas que no huelen mal, no se pudren, en algunos casos son útiles (el papel para quemar o dibujar, las botellas para macetines, las bolsas para reutilizarse, y el compost para hacer tierra). Y así sacar muchísima menos basura que ocupa aún menos volumen en los monstruosos basurales a cielo abierto de todo el mundo.

Estos tres ejemplos nos permiten ver algunas de las bases filosóficas o conceptuales sobre las cuales trabaja la permacultura y la enorme cantidad de beneficios que algunas simples acciones, que se naturalizan muy rápidamente, conllevan a niveles prácticos, hogareños y globales.

Para terminar quiero dejar algunas frases generales que he ido recolectando de la lectura y la conversación sobre estos temas y que ejemplifican muy bien el pensamiento en dirección de la astucia y la conciencia:

Él diseño es clave, una cosa bien pensada y planeada de antemano por el usuario resuelve muchísimo tiempo y complicaciones a futuro, a niveles insospechados.

Todo trabaja de por lo menos dos maneras, caso contrario estamos desaprovechando recursos o es innecesario. Por usar un ejemplo ya mentado, el baño seco: 1. ¡Es un baño! 2. Es muy barato y no tiene partes que se puedan romper 3. Se generan fertilizantes y abonos gratuitos y muy efectivos 4. No se desperdician cantidades importantes de agua potable y por ende se ahorra todo el trabajo necesario para lograrla 5. No se contamina. 6. No hace falta técnicos especializados en caso de desperfectos 7. Es un gran tema de conversación.

La naturaleza es sabia y suele hacer las cosas de manera mucho más simple y sin que haga falta nuestro trabajo. Observando y entendiendo podemos obtener lo que deseamos casi sin trabajar, reduciendo muchísimo los costos y dejando que las cosas sigan su curso natural.

Las cosas estandarizadas e industrializadas pueden parecer más baratas y confiables. Pero no es así. En muchos casos no responden a nuestras necesidades específicas, viajan muchísimo para llegar a nosotros (y eso hay que pagarlo), suelen carecer de la belleza de las cosas únicas, generan muchísimo desecho en su fabricación (y eso también se paga), suelen ser irreparables, (porque es negocio para otro y porque no tenemos ni idea como se hicieron), etc, etc. 

Ideas base como éstas cambian el enfoque de nuestro quehacer diario y modo de comprensión. Como estas ideas tan simples y reales hay infinitas razones para acercarse a la permacultura, desde la conciencia ecológica, hasta el ahorro de dinero y energía, el fabuloso sabor de sus frutos, la simple y llana apreciación de la astucia, la autosuficiencia, el aprovechamiento de los recursos, la revalorización de las economías regionales, la belleza e incluso la espiritualidad. No son motivos válidos de acercamiento la culpa o la obligación, las cosas que se pueden hacer con esta visión son infinitas y hay para todos los gustos. Y no hace falta forzar nada para lograr sacarle el jugo ni tampoco convencer a nadie de nada. Sí, es genial compartir estas experiencias porque si hay algo que tienen, es que son tremendamente contagiosas.

01comotratarlatierra

Dejo aquí abajo algunos links de donde me he estado nutriendo. Pero además, si paran los radares, van a ver que hay información notable por todos lados.

El artículo sobre permacultura en Wikipedia :

http://es.wikipedia.org/wiki/Permacultura

La página de Antonio Urdiales Cano, enorme difusor, profesor de muchos cursos en muchas materias y autor y editor de los cuadernillos de la colección PERMACULTURA:

http://permacultura.com.ar/

Video instructivo para hacer un compost de Antonio Urdiales Cano:

http://www.youtube.com/watch?v=6D5M5gZGeWQ

Ecovilla Gaia, es una institución de experimentación y enseñanza de montones de conceptos permaculturales que queda en Navarro, a 110 km de Buenos Aires y tiene  una página muy completa:

http://www.gaia.org.ar/ecovilla/index.html

CIDEP, es el Centro de investigación, desarrollo y enseñanza de la permacultura y queda en el Bolsón, ahí están y han pasado mentes geniales y personas encantadoras. Y hacen todo lo que su nombre indica.

http://www.cidep.org/

Un comentario

  1. Hola,
    esoty buscando alguien , o gente, que puede y se copa en dar charla y taller de permacultura urbana….

    gracias.



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 226 seguidores

%d personas les gusta esto: